2 de octubre de 2015

Instintos



Imagen de la red



Cuando un pájaro
está en su nido
y vuela en su ensoñación
dinamizada,
porteando en su pico
alimento
a sus crías.

Es como la lluvia
que acaricia
y baña tu piel
como flor de brisa
y envolvente viento,
colmando mis fantasías.
Enciendes
mi instinto básico;
invitándome
al laberinto ardiente
que como reclamo
del trinar
de un ruiseñor
levitas y proyectas
el prisma de gemidos;
diluidos en lluvia
mojando cuerpo y alma.


Quino©
Derechos Reservados

4 comentarios:

  1. Tus versos son geniales Joaquin. Un besp y buen fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geniales o no. Lo que si es de agradecerte, la fuerza que me aportas con tu sencillez.
      Besos de luz y feliz finde, Marina !!!

      Eliminar