15 de noviembre de 2016

Mientras haya deseo







Ya se aleja la mirada,
que en sueños regresa
y como rayo encendido
de caricias, atraviesa,
mi cuerpo desnudo
rondando por mi espalda
como fugaces estrellas,
suave aurora y brisas cálidas.

No perderé tu mirada
mientras la noche exista,
No dejaré que la oscuridad
perturbe mi sueño
mientras haya fuego,
rozando mis labios…
No mientras el aura
de tu aliento busca
el calor de mis besos,
el abrigo y el deseo
en la unión de los cuerpos,
amando con todos los sentidos.

No despertaré hasta
que el alba nos sorprenda,
solos y juntos,
-en un mundo de estrellas y meteoritos-

Quino ©
Derechos Reservados




Imágenes de la red.



No hay comentarios:

Publicar un comentario